Una larga sequía y la erupción del Volcán Puyehue en junio de 2011 provocó el colapso de la ganadería ovina en millones de hectáreas de Neuquén, Río Negro y Chubut. Si bien el fenómeno afectó a todos los productores, fueron los pequeños de las Comunidades Mapuches quienes perdieron la mayoría de los animales que eran su único sustento, quedando en condiciones críticas para continuar trabajando sus tierras. Los productores de 11 comunidades Mapuches del sur de Río Negro y algunos grupos de productores independientes se organizaron y gestionaron un proyecto denominado “Repoblamiento ovino y fortalecimiento territorial de las Comunidades Mapuches de la región sur de Río Negro”, que contó con el apoyo del gobierno provincial y el financiamiento del Programa de Post Emergencia, con fondos del BID, gerenciados por la Unidad de Cambio Rural (UCAR).
El proyecto adquirió 7000 ovejas madres y carneros para poder entregar 50 ovejas y 2 carneros a 150 familias. Debido a resultados obtenidos en un proyecto piloto realizado anteriormente por la UCAR, los productores solicitaron explícitamente que las madres y carneros fueran Merino Multipropósito, lo cual fue aprobado. La Red Ovis 21 permitió conseguir los vientres y carneros, y organizar la logística para entregar los animales provenientes de predios de Chubut y Santa Cruz.

Según lo informado por el asesor técnico del proyecto, Ing. Agr. Juan Carlos Escobar y los propios interesados, la productividad de estos animales fue excelente. Los porcentajes de señalada estuvieron entre 80 y 115%, claramente por encima de los niveles de producción conocidos en la zona y obtenidos por las majadas pre-existentes.

Además de la provisión de capital hacienda, el proyecto aportó fondos para que Ovis 21 proveyera capacitaciones a los referentes de cada comunidad en aspectos innovadores como el manejo holístico de tierras, la producción de carne con Merino, y la clasificación avanzada de lanas. Se instaló la idea de que además de recuperar los animales, es necesario regenerar los campos. Los productores organizados clasificaron sus lanas y las comercializaron en conjunto a través de Ovis 21, obteniendo precios muy satisfactorios.

Finalmente, el Proyecto financió una gira de capacitación donde referentes de las Comunidades pudieron visitar predios de la Red Ovis 21 para intercambiar conocimientos con productores, recibir mayor información y conocer que resultados están obteniendo los productores que aplican la tecnología propuesta. El grupo de 18 personas visitó los establecimientos La Isabel, Los Tamariscos, Las Quebradas y Numancia. Los representantes de las comunidades manifestaron que el proyecto les está cambiando su perspectiva con respecto al futuro de la ganadería.

Este proyecto es un buen ejemplo de cuánta sinergia puede crearse cuando los productores se organizan, y la política pública permite que accedan a tecnología de alto impacto. La ayuda para aprender mas y cambiar, es mucho mas efectiva que la ayuda para seguir igual que antes. Por otra parte, es destacable que los animales MPM, que surgieron del esfuerzo e inversiones de los productores de Ovis 21, se hayan convertido en herramienta fundamental para el reconstruir la base productiva de familias Mapuches de Río Negro. El amor y el cuidado de la tierra, la pasión por criar ovejas, y el mandato de ofrecer un futuro a las nuevas generaciones cruzan todas las barreras de tamaño de productor o cultura. Desde Ovis 21 le damos la bienvenida a las comunidades Mapuches, como miembros activos de la Red.